miércoles, 26 de octubre de 2016

Las Treinta y Seis leyes espirituales de la vida -Diana Cooper-




 “La vida en la tierra es un juego de equipo, y es imprescindible aprender las reglas. Cuando seguimos las leyes espirituales, podemos crear el cielo en la tierra”.
La vida en la Tierra se ha convertido en un “salvase quien pueda” porque se han olvidado las reglas. Las relaciones se basan en la necesidad y en el deseo de control. El éxito se mide por las ganancias y posesiones materiales. Las emociones predominantes suelen ser la rabia, el dolor, el miedo… porque nos hemos concentrado en las sensaciones físicas y sexuales. Nos tomamos demasiado en serio. Nos criticamos y juzgamos, lo que nos lleva a sentirnos tensos y fuera de control. La vida se convierte en una lucha de poder y prevalece la falta de armonía.
       Sin embargo, está llegando el momento en que las personas ya no se sienten satisfechas con cubrir necesidades y ambiciones. Es el momento de aprender las reglas, trabajar en equipo y jugar limpio. Las estructuras sociales comienzan a resquebrajarse, y TÚ te puedes convertir en un ejemplo de cómo se puede jugar. Si sigues las reglas espirituales, puedes alcanzar la Iluminación, con sentimiento de unidad. Vivir en el amor, la compasión y la confianza y no permitir que nadie te desvíe de tu camino. Nuestra mayor alegría es servir a la humanidad y al Universo. Esto es el paraíso en la Tierra, la vida se llena de gozo, serenidad y armonía. Cooperamos con los demás y les reconocemos su valor, nos liberamos de nuestros deseos egoístas y vivimos para lo Divino. En la Tierra existe el libre albedrío y podemos elegir seguir o no las leyes. Recogemos las recompensas si lo hacemos y cargamos con las consecuencias si no lo hacemos. Tu Yo superior (o alma) toma ciertas decisiones antes de llegar a la Tierra, basándose en las experiencias y retos que necesitas para tu evolución, desde escoger a unos padres difíciles, o conocer a la persona con quien te casas porque tienes un karma que pagar, o tener un hijo que muera porque tu alma necesita experimentar la pérdida… Estas decisiones anteriores al nacimiento resultan inevitables pero tienes el libre albedrío de cómo afrontar cada una de esas circunstancias y puedes decidir sobre las demás cosas de tu vida. Hay ciertas paradas y vuelos reservados con antelación, lo que haces el resto del tiempo es cosa tuya. A medida que sigues las leyes espirituales, se te van revelando cuál es tu misión aquí y tu lucidez y propósito te llenan de alegría. En el 2012 ha habido un despertar y un salto cuántico, y seguir estas leyes te permiten ser el maestro de tu propia vida.

Visión global del plan espiritual: Todos nos encarnamos. En la Tierra las lecciones se ofrecen en forma de situaciones o personas en particular, y dependiendo de cómo afrontamos las circunstancias vitales, pasamos o no el examen. Si respondes con compasión, decisión y comprensión, te conviertes en maestro. El objetivo es la ascensión o Iluminación: la total maestría de todas las lecciones que aquí se ofrecen. Si hieres o haces daño a otro, generas karma, que es una deuda a saldar y nuestra alma querrá regresar a la Tierra para encontrarse con las mismas personas y situaciones similares y así poder experimentar de nuevo los retos o retomar temas no resueltos. Aquí recibimos lecciones sobre sexualidad, emociones y finanzas que no se pueden recibir en ningún otro lugar. Cuando nacemos olvidamos nuestra conexión espiritual y las experiencias pasadas, pero no estamos solos, todos tenemos un ángel de la guarda que nos acompaña durante toda la vida. Los ángeles son seres espirituales de dimensiones más elevadas que raramente se encarnan, nos protegen, nos animan y son la voz de nuestra consciencia. Cuando estamos preparados atraemos a otros ángeles hacia nosotros, con un propósito concreto o para que trabajen con nosotros. Todos tenemos un guía espiritual que ha vivido en la Tierra y que se ofrece voluntario para ayudarnos. Tu guía espiritual es atraído hacia ti, según la luz que irradias, y aparecen nuevos guías a medida que vas cambiando. Una persona más evolucionada atraerá a guías más elevados. También contamos con ayudantes, espíritus de personas que nos han querido en vida y que quieren ayudarnos después de haber fallecido. Tus ángeles y tus guías te cuidan, y también hay grandes ángeles en un lugar superior de la jerarquía angélica: los arcángeles, ángeles del séptimo coro que se encargan de supervisar el plan general para la Tierra. También hay maestros ascendidos, que han dominado las lecciones de la Tierra y que ayudan al planeta en su evolución. Podemos pedirles ayuda mediante la oración o la meditación. El mando general está en manos de la Fuente, conocido como Dios, Brahman, el Creador, la Divinidad o lo Divino. Podemos pedir ayuda a cualquiera de estos espíritus invisibles. Somos seres multidimensionales. Una dimensión es un campo de frecuencia, una parte de nosotros puede estar estancada en emociones negativas de baja frecuencia, mientras que otra puede estar irradiando Compasión y Amor.


 


O lo puedes descargar desde MEGA





1 comentario:

link

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...