martes, 6 de agosto de 2013

El Libro de Mirdad -Mikhail Naimy-



Extracto del Libro de MIRDAD:
Aquel que comprenda las palabras de Mirdad, cambiará para siempre"

"El Libro de Mirdad" narrado en forma de leyenda, sintoniza con los innumerables textos que han sido entregados a la humanidad desde el comienzo de los tiempos y que pertenecen a la enseñanza universal.

Escrito para quienes reflexionan en torno a las antiquísimas preguntas : ¿quién soy, de dónde vengo, a dónde voy ? , Naimy (el autor) nos muestra que su respuesta puede encontrarse aquí y ahora.
La narración es un mensaje de la luz y, como tal, abre a nuestros ojos el camino hacia ella.

El autor explicó a su editor inglés : " El Libro de Mirdad se aparta del dogma cristiano establecido. Y se desvía también de todos los dogmas establecidos, sean religiosos, filosóficos, políticos o de cualquier otra especie ... La importancia de mi libro reside precisamente en esto : en que revela nuevos caminos para aproximarse a los eternos problemas de la existencia ... Quiere conmover a la humanidad para despertarla de su letargo dogmático, tan cargado de odio, de disputas y de caos ".

Mikhail Naimy compuso este libro tras una estancia de varios años en América, al pie de la montaña Saneen, en el Líbano. Se editó por primera vez en inglés (Beirut, 1948), después en francés, alemán, neerlandés, portugués, castellano, árabe, gujarati e hindi.

Sin duda, las profundas y certeras palabras de este libro, que llegan a tocar las fibras más íntimas de la conciencia humana y la hacen vibrar al unísono con la conciencia universal, colocan a su autor como uno de los grandes pensadores espirituales del siglo XX
 



Es extraño que vosotros, hijos del tiempo y del espacio, no percibáis que el tiempo es la memoria universal inscrita en las tablillas del espacio.Si vosotros, limitados como estáis por los sentidos, sois capaces de recordar algunas cosas ocurridas entre el nacimiento y la muerte, ¿cuánto más no podrá recordar el tiempo, que ya era antes de que vosotros nacieseis y que durará indefinidamente después de vuestra muerte?Os digo que el tiempo lo recuerda todo, no solamente aquello que recordáis vividamente, sino también aquello que os pasó totalmente desapercibido.En el tiempo no existe olvido; no, el tiempo jamás olvida ni el más leve movimiento,respiración o capricho.
Y todo lo que se ha guardado en la memoria del tiempo, está profundamente grabado sobre las cosas del espacio.La misma tierra que pisáis, el propio aire que respiráis, las propias casas donde moráis,podrían fácilmente revelaros los más mínimos pormenores del registro de vuestras vidas—pasadas, presentes y futuras— si tuvieseis la capacidad de leer y la perspicacia de captar el sentido.Tanto en la vida como en la muerte, en la Tierra o más allá de ella, jamás estáis solos,sino permanentemente acompañados de los seres y cosas que participan en vuestra vida y en vuestra muerte, de la misma manera que vosotros participáis en su vida y en su muerte. Tal como participáis en ellos, ellos participan en vosotros; y al igual que los buscáis, ellos os buscan.
El hombre tiene una cuenta con cada una de las cosas y cada cosa tiene una cuenta con el hombre. Este intercambio continuo no cesa. La defectuosa memoria del hombre es un contable malo; pero no así la perfecta memoria del tiempo, que conserva al día las cuentas de las relaciones del hombre con sus semejantes y con todos los demás seres del universo, forzándole a saldar sus cuentas en cada abrir y cerrar de ojos, vida tras vida,muerte tras muerte.El rayo jamás caerá sobre una casa si la casa no lo atrae. La casa es tan responsable como el rayo de su propia ruina.Un toro jamás corneará a un hombre si el hombre no le invita a ensartarle. Y en verdad,aquel hombre debe responder por su sangre más que el mismo toro.El asesinado afila el puñal del asesino y ambos ejecutan la puñalada fatal.El robado dirige los movimientos del ladrón y ambos cometen el robo.Sí, el hombre provoca sus propias calamidades y después protesta contra los invitados inoportunos, por haberse olvidado de cómo, cuándo y dónde escribió y envió las in-vitaciones. El tiempo jamás olvida; y en el momento oportuno, entrega cada invitación en la dirección correcta, conduciendo a cada invitado a casa de su anfitrión.Y en verdad os digo, jamás protestéis por un invitado, para que él no vengue su despreciado orgullo, permaneciendo demasiado tiempo o haciendo sus visitas más fre-cuentes de lo que sería conveniente.Sed amables y hospitalarios con todos vuestros invitados, sea cual fuese su aspecto o comportamiento; pues en realidad son sólo vuestros acreedores.
Dad a los más ino-portunos más de lo que les debéis, para que se vayan satisfechos y agradecidos y para que, si volviesen a visitaros, lo hagan como amigos y no como acreedores.Tratad a cada invitado como a un invitado de honor, con el fin de que ganéis su confianza y podáis descubrir los motivos ocultos de su visita.Aceptad la desgracia como si fuese dicha, pues una desgracia, una vez comprendida, se transforma enseguida en dicha. Por otro lado, la dicha mal comprendida se transforma,en muy breve tiempo, en desgracia.Vosotros escogéis vuestro nacimiento y vuestra muerte, la hora, el lugar y el modo, apesar de que vuestra caprichosa memoria no es más que un enmarañamiento de fal-sedades, llena de agujeros y brechas.
El supuesto sabio declara que los hombres no ejercen ninguna influencia en su nacimiento y muerte. El indolente, que mira de reojo el tiempo y el espacio, fácilmente descarta como accidentales la mayoría de los acontecimientos del tiempo y el espacio.Tened cuidado con sus fantasías y sus ilusiones, queridos Compañeros.Nada existe en el tiempo ni en el espacio que sea accidental. Todas las cosas están ordenadas por la Voluntad Universal, que no yerra ni descuida nada.Al igual que las gotas de lluvia se reúnen por sí solas para formar las fuentes, y las fuentes fluyen hasta transformarse en arroyos y riachuelos; y así como los arroyos y los riachuelos se ofrecen como afluentes a los ríos y éstos, a su vez, llevan sus aguas al mar,y los mares se unen con el Gran Océano; de la misma manera, la voluntad de cada criatura, inanimada o animada, fluye hacia la Voluntad Universal.En verdad os digo que todo tiene voluntad. Incluso la piedra, aparentemente tan sorda,muda y sin vida, no está exenta de voluntad. Si fuese así, ella no existiría, no influiría en nada y nada la afectaría. Su conciencia de querer y ser, podrá diferir en grado de la del hombre, pero no en substancia.
En la vida de un solo día, ¿de qué podéis afirmar que sois conscientes? En realidad, deuna parte insignificante.Si vosotros, dotados de cerebro, memoria y medios para registrar emociones y pensamientos, todavía sois inconscientes de la mayor parte de las vivencias de un solodía, ¿por qué os admiráis de que una piedra sea tan inconsciente de su vida y voluntad?Y así como vivís y os movéis tan poco conscientes de que estáis viviendo y  moviéndoos, así también deseáis tanto sin apenas tener conciencia de estar deseándolo.Pero la Voluntad Universal es consciente de vuestra inconsciencia y de la de toda criatura del universo.Al entregarse a sí misma, tal como es su deseo en todo instante del tiempo y en todos los puntos del espacio, la Voluntad Universal da a cada hombre y a cada cosa aquello que siempre han querido, ni más ni menos, sean conscientes o no de haberlo deseado.Los hombres, no obstante, desconociendo esto, se aterran demasiado frecuentemente con la suerte que les corresponde del saco de la Voluntad Universal que todo lo contiene. Y los hombres protestan abatidos, y culpan de su desánimo a los caprichos del Destino.No es el Destino, ¡oh, monjes!, el que es caprichoso; pues Destino no es más que otro nombre de la Voluntad Universal. Es la voluntad del hombre la que todavía es muy caprichosa, inestable e incierta en su curso: hoy corre hacia Oriente y mañana hacia Occidente; tan pronto dice que esto es bueno como decide que es malo; en un momento determinado acepta a un hombre como amigo, y más tarde le combate como enemigo.Vuestra voluntad no debe ser caprichosa, queridos Compañeros. Sabed que todasvuestras relaciones con las cosas y con los hombres están determinadas por lo quequeréis de ellos y por lo que ellos quieren de vosotros. Y lo que vosotros queréis de loshombres y de las cosas, determina lo que ellos quieren de vosotros.
Por lo tanto, ya os lo dije antes y os lo repito ahora: Tened cuidado de cómo respiráis,de cómo habláis, de lo que deseáis, de lo que pensáis y hacéis. Porque vuestra voluntad está escondida en cada respiración y en cada palabra, en cada deseo, en cada pensamiento y en cada acto. Y lo que para vosotros está oculto, estará siempre manifiesto ante la Voluntad Un No queráis obtener de ningún hombre un placer que para él signifique dolor, no sea que vuestro placer os cause más daño que si fuese dolor.Ni queráis obtener de cosa alguna un bien que para ella sea un mal, no sea que al hacerlo estéis queriendo un mal para vosotros.Pero quered de todos los hombres y de todas las cosas su amor; pues solamente con élserán levantados vuestros velos y la Comprensión nacerá en vuestro corazón, inicián-dose así vuestra voluntad en los maravillosos misterios de la Voluntad Universal.Mientras no lleguéis a ser conscientes de todas las cosas, no podréis ser conscientes de su voluntad en vosotros, ni de vuestra voluntad en ellas.
Mientras no seáis conscientes de vuestra voluntad en todas las cosas, y de su voluntad en vosotros, no podréis conocer los misterios de la Voluntad Universal.Y mientras no conozcáis los misterios de la Voluntad Universal no debéis dirigir la vuestra contra ella; pues ciertamente seréis vencidos. Saldréis de cada encuentro heridos y saciados con hiél; y buscaréis venganza y solamente añadiréis nuevas cicatrices a las antiguas y haréis rebosar vuestra copa de hiél. En verdad os digo, aceptad la Voluntad Universal si queréis transformar la derrota en victoria. Aceptad, sin murmurar, todas las cosas que caigan sobre vosotros de su misterioso saco; aceptadlas con gratitud, en la certeza de que es la parte, justa y exacta,que os toca de la Voluntad Universal. Aceptadlas con la voluntad de comprender suvalor y su significado.Y cuando consigáis comprender los caminos ocultos de vuestra propia voluntad, habréis comprendido la Voluntad Universal.Aceptad lo que no sabéis, y tal vez eso os permita conocerlo. Apartaos de ello, y continuará siendo para vosotros un enigma irritante.Dejad que vuestra voluntad sirva a la Voluntad Universal hasta que la Comprensión haga de la Voluntad Universal un sirviente de vuestra voluntad.
Así enseñé a Noé.
Así os enseño a vosotros
Mirdad






No hay comentarios:

Publicar un comentario

link

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...